Tipos de guacamayos

Los guacamayos, con su deslumbrante plumaje y sus personalidades carismáticas, son un verdadero espectáculo de la naturaleza. Estas aves, pertenecientes a la familia de los loros, no solo capturan nuestra atención por sus colores vivos y sus voces resonantes, sino también por su papel significativo en los ecosistemas donde habitan y en la cultura humana. En el mundo de la ornitología, los guacamayos son mucho más que simples aves exóticas; son embajadores de los trópicos y un recordatorio vibrante de la biodiversidad de nuestro planeta.

El estudio de los diferentes tipos de guacamayos nos ofrece una ventana hacia la complejidad y la belleza de la vida silvestre, además de proporcionarnos información crucial sobre la salud de los bosques tropicales. Estas aves, que a menudo se encuentran en América del Sur y Central, juegan un rol importante en la dispersión de semillas y en el equilibrio de sus ecosistemas. Sin embargo, a pesar de su importancia ecológica y su presencia icónica, enfrentan desafíos significativos debido a la pérdida de hábitat y al comercio ilegal.

En este artículo, exploraremos el fascinante mundo de los guacamayos: desde su biología y comportamiento hasta su simbolismo cultural y los esfuerzos de conservación. Así, no solo admiraremos su belleza, sino que también comprenderemos su papel esencial en la naturaleza y la urgencia de proteger estas magníficas aves para las futuras generaciones. Además, al final, te dejamos un listado con las principales especies de guacamayos que existen en el mundo, con sus características principales, hábitat y fotos de cada uno de ellos, para que te deleites en su belleza.

Tipos de guacamayos: Guacamayo rojo y verde (Ara chloropterus)
Tipos de guacamayos: Guacamayo rojo y verde (Ara chloropterus) © Tylwyth Eldar

¿Qué son los guacamayos?

Los guacamayos son un grupo de aves pertenecientes a la familia Psittacidae, la cual incluye a todas las especies de loros. Se caracterizan por su tamaño notable, su plumaje de colores brillantes y sus largas colas. Estas aves son conocidas por su inteligencia, su capacidad para imitar sonidos y por su fuerte vínculo social, tanto con otros guacamayos como con humanos.

En términos de clasificación científica, los guacamayos pertenecen al género Ara, aunque existen otras especies en géneros relacionados que también se consideran guacamayos. Dentro de este grupo, encontramos una variedad de especies, cada una con sus propias características distintivas y colores únicos, que varían desde el azul brillante hasta el rojo intenso y el amarillo vivo.

El término «guacamayo» proviene del guaraní, una lengua indígena de América del Sur, reflejando así su origen en esta región del mundo. El nombre científico más común para los guacamayos es Ara, seguido del nombre específico de cada especie, como Ara macao para el guacamayo rojo o Ara ararauna para el guacamayo azul y amarillo.

Estas aves son más que simples representantes de la belleza natural; son una conexión vital con la rica biodiversidad de los bosques tropicales de América Latina. Al entender su lugar en la familia de las aves, no solo apreciamos su esplendor, sino que también reconocemos su importancia en el gran mosaico de la vida silvestre.

Tipos de guacamayos: Guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna)
Tipos de guacamayos: Guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna) © Carolina Lopez

Características físicas generales de los guacamayos

Los guacamayos son aves que destacan no solo por su belleza sino también por su fascinante anatomía, que refleja una serie de adaptaciones especializadas para la vida en los diversos hábitats de los bosques tropicales. Aquí exploraremos con mayor detalle estas características físicas.

Anatomía detallada:

  1. Pico: El pico de los guacamayos es uno de sus rasgos más notables. Robusto y curvado, está diseñado para ejercer una fuerza considerable, lo que les permite romper las cáscaras duras de nueces y semillas. Este pico también sirve como una herramienta multifuncional para escalar, excavar en busca de comida y manipular objetos.
  2. Plumaje: El plumaje de los guacamayos es densamente pigmentado, lo que resulta en colores brillantes y llamativos. Esta coloración no solo es estéticamente impresionante, sino que también juega un papel crucial en la comunicación entre aves y en el camuflaje dentro de su hábitat. Las plumas son fuertes pero ligeras, optimizadas para el vuelo eficiente.
  3. Patas y garras: Con patas zygodáctilas (dos dedos hacia adelante y dos hacia atrás), estas aves están perfectamente equipadas para agarrar y manipular objetos, así como para moverse ágilmente entre las ramas de los árboles.
  4. Ojos: Los guacamayos tienen una visión aguda, con una percepción de color particularmente avanzada, lo cual es crucial para identificar alimentos, parejas y peligros en su entorno.

Adaptaciones según el hábitat:

  1. Vuelo: Los guacamayos tienen alas largas y fuertes, adaptadas para vuelos largos y ágiles a través de los espacios abiertos de los bosques tropicales. Esto les permite viajar grandes distancias en busca de alimento y agua.
  2. Comportamiento alimentario: Su dieta se adapta según la disponibilidad de alimentos en su hábitat. En algunas regiones, pueden depender más de ciertos tipos de semillas o frutas, mientras que en otras pueden consumir más insectos o incluso néctar.
  3. Comunicación: Sus llamados sonoros y distintivos les permiten comunicarse efectivamente en los densos bosques. Estos sonidos varían desde graznidos fuertes hasta sonidos más melodiosos, esenciales para mantener el contacto con su grupo.
  4. Estructura social: La estructura social de los guacamayos se adapta a las condiciones de su hábitat. En áreas donde la comida es abundante, pueden formar grandes bandadas, mientras que en otras áreas pueden agruparse en parejas o pequeños grupos.
Tipos de guacamayos: Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Tipos de guacamayos: Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari) © Fábio de Paina Nunes

Comportamiento y conductas sociales de los guacamayos

El comportamiento social de los guacamayos es tan colorido y complejo como su plumaje. Estas aves exhiben una gama de conductas sociales que son esenciales tanto para su supervivencia como para el mantenimiento de la estructura de su grupo.

Vida social y formación de grupos:

  1. Parejas monógamas: Los guacamayos son conocidos por formar parejas monógamas que a menudo duran toda la vida. Esta fuerte unión es fundamental para el cuidado de sus crías. Las parejas suelen estar muy unidas, participando en actividades conjuntas como volar, alimentarse y acicalarse mutuamente.
  2. Bandadas sociales: Aunque tienen un vínculo fuerte con su pareja, los guacamayos también son aves gregarias que disfrutan de la compañía de otros miembros de su especie. Forman bandadas, especialmente en sitios de alimentación y percha, donde la interacción social es constante. Estas bandadas pueden ser ruidosas y llenas de actividad, reflejando la naturaleza sociable de estas aves.

Interacciones dentro del grupo:

  1. Comunicación vocal y visual: Los guacamayos se comunican entre sí mediante una variedad de llamados, graznidos y otros sonidos. Estos llamados sirven para mantener la cohesión del grupo, alertar sobre peligros y fortalecer los lazos sociales. Además, utilizan su plumaje colorido y el lenguaje corporal en rituales de cortejo y para establecer jerarquías dentro del grupo.
  2. Juego y aprendizaje social: Los guacamayos jóvenes y adultos participan en juegos y otras interacciones lúdicas, lo que es vital para su desarrollo social y cognitivo. Estas actividades les ayudan a aprender habilidades esenciales y a establecer su posición dentro de la comunidad.
  3. Cooperación y cuidado mutuo: Se observa una notable cooperación entre los guacamayos, especialmente en la crianza de sus crías, donde ambos padres participan activamente. Además, el acicalamiento mutuo es común, sirviendo tanto para mantener la higiene como para fortalecer los vínculos sociales.
  4. Defensa del territorio y alarma: En algunas circunstancias, los guacamayos pueden ser territoriales, defendiendo áreas de alimentación o anidación. También tienen sistemas de alarma eficientes, donde un ave alertará al resto del grupo de la presencia de depredadores.
Tipos de guacamayos: Guacamayo de Garganta Azul (Ara glaucogularis)
Tipos de guacamayos: Guacamayo de Garganta Azul (Ara glaucogularis) © David Friel

Hábitat y distribución de los guacamayos

Los guacamayos son habitantes emblemáticos de los ecosistemas tropicales, y su distribución geográfica refleja la diversidad y la riqueza de estos hábitats. Estas aves se encuentran principalmente en América Central y del Sur, donde habitan una variedad de entornos naturales.

Tipos de Ecosistemas:

  1. Bosques tropicales lluviosos: La mayoría de los guacamayos prefieren los densos y húmedos bosques tropicales. Estos bosques ofrecen una abundancia de alimentos, como frutas, nueces y semillas, y numerosos árboles para anidar y perchar.
  2. Bosques secos y sabanas: Algunas especies de guacamayos también se encuentran en bosques secos y áreas de sabana. Estos hábitats, aunque menos densos que los bosques lluviosos, proporcionan recursos vitales durante ciertas épocas del año.
  3. Bosques de galería y áreas ribereñas: Los guacamayos a menudo eligen los bosques de galería a lo largo de ríos y arroyos para su hábitat, aprovechando la proximidad al agua y la rica vegetación.

Distribución geográfica:

  1. América del Sur: La mayor parte de la población de guacamayos se encuentra en la cuenca del Amazonas, abarcando países como Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia. Estas áreas albergan una gran diversidad de especies de guacamayos.
  2. América Central: Algunas especies también se encuentran en regiones de América Central, incluyendo países como México, Guatemala, Belice y Costa Rica.
  3. Islas del Caribe: Aunque menos común, algunas especies de guacamayos se encuentran en las islas del Caribe.
Guacamayo Jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus)
Guacamayo Jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus) © lwolfartist

Reproducción de los guacamayos

El ciclo reproductivo de los guacamayos es un proceso complejo y fascinante que juega un papel crucial en la supervivencia y continuidad de estas especies. Esta fase de su vida implica rituales de emparejamiento, anidación cuidadosa y una dedicada crianza de sus polluelos.

Emparejamiento

  1. Formación de parejas: Los guacamayos suelen formar parejas monógamas que pueden durar toda la vida. El proceso de emparejamiento a menudo involucra elaborados rituales de cortejo, que incluyen vuelos acrobáticos, intercambio de alimentos y vocalizaciones mutuas. Estos rituales no solo ayudan a establecer lazos fuertes entre las parejas, sino que también son fundamentales para el éxito reproductivo.
  2. Elección del sitio de anidación: Una vez emparejados, los guacamayos buscan un lugar adecuado para anidar, generalmente prefiriendo huecos en árboles altos. Este sitio es crucial para proteger a los huevos y a los polluelos de los depredadores y de las inclemencias del tiempo.

Anidación y puesta de huevos:

  1. Puesta de huevos: La hembra pone generalmente entre dos y cuatro huevos, que son incubados durante aproximadamente 24 a 28 días. Durante este período, la hembra se queda en el nido la mayor parte del tiempo, mientras que el macho asume la responsabilidad de alimentarla y proteger el nido.
  2. Nacimiento y desarrollo de los polluelos: Los polluelos nacen ciegos y completamente dependientes de sus padres. Ambos padres participan activamente en la alimentación y cuidado de los polluelos, lo que garantiza su crecimiento y desarrollo saludable.

Crianza:

  1. Etapa de crecimiento: Los polluelos pasan varias semanas en el nido, desarrollándose y ganando fuerza antes de su primer vuelo. Durante este tiempo, aprenden habilidades esenciales de sus padres, como el vuelo y la búsqueda de alimentos.
  2. Independencia: Una vez que los polluelos están completamente emplumados y son capaces de volar, comienzan a explorar el mundo fuera del nido. Sin embargo, todavía dependen de sus padres para la alimentación y el aprendizaje durante varios meses antes de alcanzar la independencia total.

Curiosidades y hechos interesantes sobre los guacamayos

Los guacamayos son aves fascinantes, y su mundo está lleno de hechos interesantes que despiertan nuestra curiosidad. Aquí te presento algunas curiosidades que te harán ver a estos coloridos loros desde una perspectiva aún más asombrosa:

  1. ¿Sabías que los guacamayos utilizan herramientas?
    Aunque no es común en aves, algunos guacamayos han demostrado la capacidad de usar pequeñas ramas o piedras como herramientas para ayudar a abrir semillas o nueces. Esta conducta resalta su impresionante inteligencia y adaptabilidad.
  2. ¿Sabías que el guacamayo de Spix, una especie extremadamente rara, fue considerado extinto en estado salvaje?
    Famoso por inspirar la película animada «Río», este guacamayo azul ha sido objeto de intensos esfuerzos de conservación y cría en cautividad, con la esperanza de reintroducirlo en su hábitat natural.
  3. ¿Sabías que los guacamayos pueden vivir hasta 60 años o más?
    En cautividad, algunos guacamayos han vivido incluso más de 80 años. Esta longevidad significa que a menudo son compañeros de por vida para sus dueños humanos y requieren un compromiso a largo plazo en su cuidado.
  4. ¿Sabías que los guacamayos tienen una dieta que puede ayudar a mantener la salud de los bosques?
    Al alimentarse de frutas y dispersar las semillas a través de sus heces, los guacamayos ayudan a la regeneración de los bosques tropicales, desempeñando un papel importante en su ecosistema.
  5. ¿Sabías que los guacamayos tienen un lenguaje de ‘gritos’ único para comunicarse?
    Cada bandada de guacamayos tiene un conjunto de gritos distintivos que les permiten identificarse entre sí. Estos gritos pueden variar en tono y duración y son cruciales para la comunicación, especialmente en los densos bosques donde viven.
  6. ¿Sabías que los guacamayos pueden cambiar de color a medida que envejecen?
    Los polluelos a menudo nacen con colores más apagados que se intensifican a medida que maduran. Este cambio es especialmente notable en especies como el guacamayo azul y amarillo, cuyo plumaje se vuelve más vibrante con el tiempo.
  7. ¿Sabías que los guacamayos forman ‘guarderías’ para sus crías?
    En ciertas especies, se ha observado que los polluelos se agrupan en lo que podría considerarse como una ‘guardería’, donde son vigilados y cuidados por varios adultos, una práctica que refuerza la cohesión social y la protección dentro de la bandada.

Conservación y amenazas de los guacamayos

La situación actual de las especies de guacamayos en el mundo es motivo de preocupación, pero también de esperanza gracias a los esfuerzos continuos de conservación. Estas aves enfrentan desafíos significativos, pero hay pasos concretos que se pueden tomar para ayudar en su preservación.

Situación actual de las especies de guacamayos

  1. Pérdida de hábitat: Uno de los mayores peligros para los guacamayos es la pérdida de hábitat debido a la deforestación, especialmente en la Amazonía y otros bosques tropicales. Esto no solo reduce su espacio de vida, sino que también limita las fuentes de alimentación y los sitios de anidación.
  2. Comercio ilegal: El tráfico ilegal de aves exóticas ha impactado severamente a varias especies de guacamayos. A pesar de las leyes internacionales que prohíben este comercio, sigue siendo una amenaza, ya que los guacamayos son muy valorados como mascotas debido a su belleza y habilidades de imitación.
  3. Fragmentación del hábitat: La fragmentación del hábitat, a menudo causada por actividades humanas como la agricultura y la minería, dificulta la capacidad de los guacamayos para encontrar alimento y pareja, lo que afecta su reproducción y supervivencia.

Especies de guacamayos que se encuentran amenazados o en peligro

Varias especies de guacamayos se encuentran actualmente en distintos grados de amenaza o peligro de extinción, debido a factores como la pérdida de hábitat, la caza furtiva y el comercio ilegal de aves. Algunas de estas especies incluyen:

  1. Guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii): Quizás el más conocido por estar en peligro crítico de extinción. De hecho, se considera extinto en estado salvaje, con solo unos pocos individuos existentes en programas de cría en cautividad.
  2. Guacamayo Azul (Ara glaucogularis): También conocido como guacamayo barbazul, esta especie se encuentra en peligro de extinción, con una población muy reducida que se encuentra principalmente en una pequeña región de Bolivia.
  3. Guacamayo Militar (Ara militaris): Esta especie se encuentra en estado vulnerable. Se distribuye en áreas de México, Colombia, Ecuador y Venezuela, y su población ha disminuido debido a la pérdida de hábitat y la captura para el comercio de aves.
  4. Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari): Esta especie también está clasificada como en peligro de extinción, con una población limitada a algunas áreas de Brasil. La destrucción del hábitat y la captura ilegal son las principales amenazas para esta especie.
  5. Guacamayo Rojo (Ara macao): Aunque no está en peligro crítico, el guacamayo rojo enfrenta amenazas significativas en ciertas áreas de su rango, especialmente debido a la pérdida de hábitat y la captura para el comercio de mascotas.

Estas especies representan solo una fracción de los guacamayos que están enfrentando desafíos para su supervivencia. Los esfuerzos de conservación para estas aves no solo son vitales para su propia preservación, sino también para el mantenimiento de los ecosistemas en los que habitan, que son cruciales para la biodiversidad global.

Esfuerzos de conservación

  1. Áreas protegidas: La creación y el mantenimiento de áreas protegidas en los hábitats nativos de los guacamayos son esenciales para su supervivencia. Estos espacios permiten que las poblaciones de guacamayos vivan y se reproduzcan en un entorno natural seguro.
  2. Programas de cría en cautividad: Los programas de cría en cautividad, especialmente para las especies más amenazadas, juegan un papel crucial en el mantenimiento de la diversidad genética y en la posibilidad de reintroducir aves en la naturaleza.
  3. Educación y concienciación: La educación del público sobre la importancia de los guacamayos y los peligros que enfrentan es fundamental. Al aumentar la conciencia, se pueden reducir prácticas dañinas como el comercio ilegal de aves y la destrucción de su hábitat.
  4. Participación comunitaria: Involucrar a las comunidades locales en la conservación y protección de los guacamayos es una estrategia eficaz. Esto puede incluir programas de ecoturismo sostenible que proporcionen beneficios económicos a las comunidades mientras protegen a las aves y sus hábitats.

Cómo ayudar

  1. Apoyo a organizaciones de conservación: Contribuir a organizaciones dedicadas a la conservación de los guacamayos y sus hábitats es una forma directa de ayudar.
  2. Conciencia y educación: Informarse y educar a otros sobre los guacamayos y los desafíos que enfrentan es crucial. Esto puede incluir compartir información, participar en programas educativos y promover la conservación en redes sociales y en la comunidad.
  3. Prácticas responsables: Si se considera tener un guacamayo como mascota, es vital asegurarse de que provenga de fuentes legales y responsables, y estar preparado para proporcionarle un cuidado adecuado a lo largo de su larga vida.

La conservación de los guacamayos no es solo una cuestión de preservar una especie espectacular; es también un esfuerzo por mantener la salud y la diversidad de los ecosistemas tropicales. Cada acción, grande o pequeña, puede contribuir significativamente a la protección de estas aves magníficas y su entorno natural.

Tipos de guacamayos:

La diversidad de especies de guacamayos es amplia y colorida, cada una con características únicas que los hacen destacar. A continuación, enumero varias de las especies conocidas de guacamayos, junto con sus nombres comunes y científicos, además de fotos de cada uno para que aprendas a conocerlos y diferenciarlos:

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari) © Mike Peel

1. Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)

El guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari), también conocido como el guacamayo índigo, es una especie notable dentro del grupo de los guacamayos neotropicales. Descrito por primera vez por Charles Lucien Bonaparte en 1856, esta ave de gran tamaño presenta un plumaje predominantemente azul con una mancha amarilla en la base de su robusto pico negro. Mide entre 70 y 75 cm de largo y pesa alrededor de 950 g. Su cuerpo, cola y alas son de un azul metálico oscuro con un leve tinte verde, apenas visible, y su cabeza es de un tono ligeramente más pálido. Se distingue por los anillos naranja-amarillo alrededor de los ojos y patas de color gris oscuro.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo rojo y verde (Ara chloropterus) © Quartl

2. Guacamayo rojo y verde (Ara chloropterus)

El guacamayo rojo y verde (Ara chloropterus), también conocido como guacamayo aliverde, es una especie prominente dentro del género Ara y se le reconoce por su tamaño considerable y su vistoso plumaje. Este guacamayo, que se encuentra principalmente en los bosques y selvas de América del Sur, especialmente en regiones del norte y centro del continente, es el más grande de su género. Se caracteriza por su mayoritario plumaje rojo, con distintivas plumas verdes en las coberteras superiores de las alas, lo que lo diferencia del guacamayo escarlata, que tiene plumas amarillas o una mezcla de amarillo y verde en esa zona.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna) © Deni Williams

3. Guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna)

El guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna), también conocido como guacamayo azul y dorado, es un prominente loro sudamericano, famoso por su llamativo colorido y gran tamaño. Esta especie, que habita en bosques tropicales de América del Sur, como el varzea y zonas abiertas de bosque no inundado, así como en sabanas, es muy apreciada en avicultura debido a sus vibrantes colores, su habilidad para hablar, su disponibilidad en el mercado y su fuerte vínculo con los humanos.

Haz click para aprender más sobre el Guacamayo azul y amarillo (Ara ararauna)

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo escarlata (Ara macao) © AISSE GAERTNER

4. Guacamayo escarlata (Ara macao)

El guacamayo escarlata (Ara macao) es una especie de loro neotropical de gran tamaño, nativo de los bosques húmedos de América. Su hábitat se extiende desde el sureste de México hasta Perú, Ecuador, Colombia, Bolivia, Venezuela y Brasil, generalmente en tierras bajas desde los 500 hasta los 1,000 metros sobre el nivel del mar, incluyendo también la isla caribeña de Trinidad y la isla del Pacífico de Coiba. Este guacamayo, que ha sufrido extinciones locales debido a la destrucción de hábitat y la captura para el comercio de loros, es el ave nacional de Honduras y es muy popular en avicultura por su impresionante plumaje.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo militar (Ara militaris) © Gregg

5. Guacamayo militar (Ara militaris)

El guacamayo militar (Ara militaris) es un loro de tamaño mediano, conocido por su plumaje predominantemente verde que recuerda a un uniforme militar. Esta especie es nativa de los bosques de México y América del Sur y, aunque se considera vulnerable en la naturaleza, sigue siendo común en la industria del comercio de mascotas. Los guacamayos militares miden entre 70 y 85 centímetros de longitud y tienen una envergadura alar de 99 a 110 centímetros. Su plumaje es mayormente verde, con plumas de vuelo y cola de color azul claro y amarillo y una mancha roja brillante en la frente. Su rostro es blanco desnudo con rayas negras, el pico fuerte y grande es gris-negro y el iris es amarillo.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo jacinto (Anodorhynchus hyacinthinus) © Charles J. Sharp

6. Guacamayo azul (Anodorhynchus hyacinthinus)

El guacamayo azul (Anodorhynchus hyacinthinus), también conocido como guacamayo jacinto, es nativo de América del Sur central y oriental. Con una longitud de aproximadamente un metro desde la punta de su cola hasta la parte superior de su cabeza, es el loro más largo y el guacamayo más grande, así como la especie de loro volador más grande; solo es superado en peso por el kākāpō de Nueva Zelanda. Su plumaje es totalmente azul, más claro en la parte superior, con plumas del cuello a veces ligeramente grises. Alrededor de los ojos y debajo del pico tiene un anillo de color amarillo vibrante.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii) © Sin datos

7. Guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii)

El guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii), también conocido como el pequeño guacamayo azul, es una especie de loro endémica de Brasil. Nombrado así por el naturalista alemán Johann Baptist von Spix, que recolectó un ejemplar en 1819, es un miembro de la tribu Arini dentro de los loros neotropicales. Este guacamayo, que pesa alrededor de 300 gramos, es más pequeño que la mayoría de los grandes guacamayos y se distingue por sus tonos de azul, con una cabeza gris-azulada, partes inferiores de color azul claro y partes superiores de un azul vívido.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo aliverde (Ara ambiguus) © Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

8. Guacamayo aliverde (Ara ambiguus)

El guacamayo verde mayor (Ara ambiguus), también conocido como el guacamayo de Buffon o el gran guacamayo militar, es una especie de loro críticamente amenazada encontrada en América Central y del Sur, específicamente en Nicaragua, Honduras, Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador. Se reconocen dos subespecies: Ara ambiguus ambiguus, que se encuentra desde Honduras hasta Colombia, y Ara ambiguus ssp. guayaquilensis, endémica de los remanentes de los bosques secos en la costa sur del Pacífico de Ecuador. El guacamayo verde mayor habita en el dosel de los bosques tropicales húmedos y en Costa Rica suele asociarse con el árbol de almendro (Dipteryx oleifera).

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo de cabeza azul (Primolius couloni) © Quartl

9. Guacamayo de cabeza azul (Primolius couloni)

El guacamayo de cabeza azul o guacamayo de Coulon (Primolius couloni) es una especie nativa de la región oriental de Perú, el noroeste de Bolivia (principalmente en Pando) y el extremo oeste de Brasil (en Acre). Esta especie pertenece al grupo de los guacamayos más pequeños, a veces denominados «mini-guacamayos», que incluye a cualquier especie de guacamayo con una longitud total de 50 cm o menos.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo de Illiger (Primolius maracana) © Diogo Luiz

10. Guacamayo de Illiger (Primolius maracana)

El guacamayo Primolius maracana, conocido comúnmente como el guacamayo de alas azules o guacamayo de Illiger, es una especie de tamaño pequeño, a menudo catalogado como un «mini-guacamayo», que se encuentra en regiones centrales y orientales de Sudamérica. Este guacamayo tiene una longitud total de aproximadamente 36-43 cm, con un pico negro de tamaño moderado, una cola larga, y un plumaje predominantemente verde. Su nombre proviene de las características tonalidades azules en la parte superior de sus alas y coberteras primarias, mientras que la parte inferior de las alas es de un color amarillento. Además, se destaca por su cola y abdomen inferior rojos, una corona y mejillas azuladas, y piel facial desnuda de tono amarillento, que a menudo se desvanece a blanco en cautiverio.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo de vientre rojo (Orthopsittaca manilatus) © A C Moraes

11. Guacamayo de vientre rojo (Orthopsittaca manilatus)

El guacamayo de vientre rojo (Orthopsittaca manilatus), también conocido como Guacamaya Manilata, es una especie de tamaño medio entre los guacamayos, y es el más grande de los denominados «mini-guacamayos». Este guacamayo es principalmente de color verde, con una distintiva mancha marrón rojiza en el vientre que le da su nombre. Es endémico de la región amazónica de América del Sur, incluyendo Colombia, Perú, Bolivia, Brasil central y hasta la isla caribeña de Trinidad. Su hábitat principal son los bosques pantanosos y sabanas arenosas con palmeras Moriche, dependiendo críticamente de estas palmeras para anidar, alimentarse y descansar.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo noble (Diopsittaca nobilis) © Chad Bordes

12. Guacamayo noble (Diopsittaca nobilis)

El guacamayo de hombros rojos o guacamayo noble (Diopsittaca nobilis), es el más pequeño de los guacamayos. Mide entre 30 y 35 cm de longitud y pesa alrededor de 165 g. Este guacamayo sudamericano de color verde brillante es famoso por las coberteras rojas de sus alas, que le dan su nombre. Posee un plumaje predominantemente verde, con plumas azul oscuro o pizarra en la cabeza justo encima del pico, y una cola y alas verdes brillantes en la parte superior y de color oliva en la parte inferior. Las plumas rojas en las alas aparecen en la pubertad. Sus ojos son de color naranja, y la piel alrededor de los ojos es blanca y desprovista de plumas, similar a los guacamayos más grandes, aunque esta área desnuda es proporcionalmente más pequeña.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo de Garganta Azul (Ara glaucogularis) © Clément Bardot

13. Guacamayo de Garganta Azul (Ara glaucogularis)

El guacamayo de garganta azul (Ara glaucogularis), también conocido como guacamayo Caninde o guacamayo de Wagler, es una especie endémica de una pequeña área en el norte-centro de Bolivia, conocida como los Llanos de Moxos. Es un ave de aproximadamente 85 cm de longitud, incluyendo las plumas de la cola, con una envergadura de unos 90 cm y un peso que varía entre 900 y 1100 g. Los machos suelen ser ligeramente más grandes que las hembras. Este guacamayo se caracteriza por su plumaje de color turquesa en la parte superior, un poco más opaco en la corona y más brillante en el lomo. La parte inferior es predominantemente amarilla con el vientre de color azul pálido. Posee una distintiva área facial desprovista de plumas, con líneas de plumas azules que se fusionan en la parte inferior de la mejilla y la garganta, separadas de la corona por una estrecha franja amarilla.

Guacamayo de Lear (Anodorhynchus leari)
Guacamayo Severo (Ara severus) © Sandysphotos2009

14. Guacamayo Severo (Ara severus)

El guacamayo de frente castaño o guacamayo severo (Ara severus) es uno de los guacamayos «miniatura» más grandes, alcanzando un tamaño de alrededor de 45 cm de largo, de los cuales aproximadamente la mitad corresponde a la longitud de la cola. Este guacamayo es mayormente verde, con parches de rojo y azul en las alas. Se distingue por una mancha de color castaño justo encima del pico. Su pico es negro y las áreas alrededor de los ojos son blancas con líneas de pequeñas plumas negras, una característica única entre los guacamayos miniatura.

1 comentario en «Tipos de guacamayos. Clases, especies, información y fotos»

Deja un comentario