Saltar al contenido
Tipos de Aves

Tucán

Los tucanes son unos animales que durante años han vivido con la raza humana, convirtiéndose en uno de los animales tropicales más querido por el ser humano. No obstante, parece ser que la misma actividad humana está acabando con ellos.

Tipos de tucanes

¿Qué se sabe sobre los tucanes?

Los tucanes son más conocidos como ranfástidos (o Ramphastidae), aunque también se les conoce en algunos lares como diotedé o diostedé. Cuenta con seis géneros diferentes en los que se diferencian un total de 42 especies de tucanes.

Están muy distribuidos en el continente americano, desde México hasta Argentina. Lo normal es que estén en selvas húmedas tropicales de baja altitud, aunque hay algunas especies que viven en ambientes más templados, como cordilleras o altitudes que pueden legar hasta los 3.000 msnm.

Algunas de las especies están en peligro de extinción por culpa de la actividad humana, por lo que el tener un tucán en casa puede resultar algo complicado.

¿Cómo es un tucán?

Además de ser una gran ave de movimiento lento y larga vida, hay dos cosas que destaca especialmente al tucán del resto de aves: lo primero son sus plumas con colores y llamativos, y luego el pico, de gran tamaño. Pueden medir hasta 65 centímetros, aunque hay algunas especies que solo llegan a los 25 – 30 centímetrosSu pico tiene una longitud aproximada de 20 centímetros. Su peso oscila entre los 130 a los 680 gramos.

Tienen una lengua larga, que puede llegar hasta los 14 centímetros, angosta y terminada en punta. Las alas son de pequeño tamaño, con una cola cuadrada que tienen gran facilidad para mover de arriba abajo. Sus ojos están rodeados por una piel de colores vivos. Son de las aves con el sentido de la vista más desarrollado. Las patas son cortas y fuertes, lo que les permiten caminar sin problemas a pesar del peso del gran pico y con la que se pueden sujetar y desplazar por las ramas.

No presentan dimorfismo sexual, por lo que es difícil diferenciar entre macho y hembra. Aunque, según los expertos, las hembras tienen un pico un poco más pequeño y recto que el del macho.

¿Cuánto tiempo puede vivir un tucán?

Aunque hay diferentes especies, todas parecen compartir la misma esperanza de vida: 20 años, aunque hay algunos ejemplares que la han superado pero casi ninguna llega a los 30 años.

No obstante, a pesar de que su alimentación no es para nada complicada cuando viven en cautividad, no suelen superar los 18 años de vida debido a que enferman de hemocromatosis por una dieta fuerte en hierro en lugar de los frutos que necesitan para vivir.

¿Cómo es el comportamiento de un tucán?

No son muchos los seres humanos que optan por tener un tucán en casa, a pesar de la gran fama que este tiene. Es un ave sedentaria, que vive en una sola área casi toda su vida (pocas son las que migran en busca de otro lugar), lo que hace que se adapte muy bien a la zona en la que está viviendo desde su nacimiento.

Aunque no es un ave que presente muchos problemas al estar en contacto humano, si es capturada cuando estaba en libertad no sería para nada extraño que se pusiera violento. Los tucanes son muy cariñosos y afables cuando ya tienen una relación con su ser humano, y mucho más con otras aves. Por norma general no suelen llevarse bien con otras aves que estén en la misma jaula, por lo que lo mejor es ponerlo en una aparte.

Quiero tener un tucán, pero, ¿es legal?

Es una buena pregunta. La moralidad dice incita a pensar que es ilegal tener un tucán como mascota y en algunos países está penado con una multa o con cárcel, prohibiéndose su venta, la tenencia de este o la reproducción del animal debido a que se encuentra en peligro de extinción.

Entonces, ¿cómo es que hay gente que tiene un tucán? En realidad, la única forma de conseguir tener uno, y así disfrutar de la compañía de esta fantástica ave, sería poseer un certificado de núcleo ecológico, respetando el convenido CITES sobre transporte y procedencia. Sin embargo, esto requiere de tener mucho terreno en la casa o conseguir un permiso especial para tenerlo en casa, cosa que rara vez sucede, pero no es imposible ya que son muy pocos los que creen que este animal debe vivir en una jaula.

He conseguido el permiso para tener un tucán, ahora, ¿qué tengo que saber?

Al contrario que un loro o un periquito, el tucán es un ave que necesita un tipo de jaula muy especial y de gran tamaño. Lo mejor sería comprar una jaula de 3 metro de ancho, 3 de profundidad y 4 metros de alto para que tenga espacio suficiente para moverse. Pero si no es el caso, con una jaula de tamaño medio bastará. Por otro lado, la forma debe ser cuadrada o rectangular, para evitar causar un estrés psicológico al ave. La separación entre los barrotes no debe ser mayor de 2 centímetros, para evitar que pueda meter el pico entre los barrotes y se quede atascado.

Hay que recordar que es un ave acostumbrado a vivir en bosques, de ahí que la jaula de gran tamaño sea tan importante, porque así se le pueden poner ramas o arboles por los que pueda moverse y no se sienta fuera de su hábitat. Les gusta mucho pasearse de unas ramas a otras. Pero si es una especie pequeña, en este caso con unas perchas podrían valer siempre y cuando sean de madera natural para que pueda afilarse las garras de las patas.

Lo más importante en una jaula para un tucán es que esta sea resistente. El pico del tucán es bastante fuerte y afilado, que les gusta afilar en las ramas o en los troncos de los árboles. Si la jaula es de un material de mala calidad, como por ejemplo plástico, en un par de días habrá roto los barrotes. Así que tiene que ser de algo bastante resistente, como por ejemplo acero inoxidable, el cuál además es mucho más fácil de limpiar.

Al contrario que otros animales, el tucán no suele ser un ave que le guste tanto jugar, pero no pasa nada por tener algún que otro juguete, como cuerdas o algún juguete de goma con el que pueda entretenerse dentro de su jaula.

Es mejor que el comedero y el bebedero sean extraíbles o estén enganchados por fuera, de este modo evitas crear una ruta de escape en la que podría quedarse atascado y morir.

Si lo tengo fuera de la jaula, ¿es bueno?

No hay nada que impida tener el tucán fuera de la jaula. Solo que, al ser ilegal cortarles las plumas para que no puedan volar, hay que tener especial cuidado con las ventanas abiertas.

Sin embargo, cuando esta ave ha vivido en cautividad y se tiene la jaula en el exterior, rara vez se van a escapar a explorar el mundo ya que el lugar en el que viven por primera vez es el que van a considerar su hogar, así que no hay que preocuparse por fugas cuando se le deja volar libre.

No suelen tener problemas de relacionarse con animales como perros y gatos, pero hay que tener cuidado con el carácter de estos, ya que si se sienten amenazados, no sería extraño que intentarán atacarlos usando su pico.

Tengo la jaula, pero, ¿ahora dónde la coloca?

Dado que la jaula tiene que ser de un tamaño tan grande, es posible que te cueste encontrar un lugar en la casa en la que ubicarla. Lo más recomendable, salvo que tengas una casa de gran tamaño, sería colocarla en el exterior, para que el tucán esté más habituado a la vida fuera.

A pesar de ser un ave que se habitúa muy pronto a su entorno, la temperatura más recomendable para él se encuentra entre los 18 – 28 grados, con una humedad del 60 al 85%. Aunque se puede aclimatar a otros tipos de clima sin muchos problemas.

Si vas a tenerlo en casa, la ubicación de la jaula no es muy diferente a la de otras aves, respetando algunas normas: